13 jul. 2009

Muestras de la Union del Clientelismo y el Radicalismo en el Polo...Su unica victima Bogotá


El concejal del Polo Carlos Vicente de Roux, con María Isabel Rueda.

¿Por qué el senador Dussán, presidente del Polo, habla como el dueño de los puestos del Alcalde?



El Alcalde de Bogotá es el único mandatario de las grandes ciudades cuya imagen va en picada....

Las apuestas gruesas de Samuel como alcalde de Bogotá son buenas, sensatas. Pero su Alcaldía tiene dos problemas: el primero es una falta de liderazgo y de gerencia. Y como eso no existe, la casa empieza a descascararse por todos los lados. El segundo problema son todos esos lobbies cruzados, poco transparentes, que se están produciendo por parte de gente interesada en la macrocontratación del Distrito.

¿Esa crítica se relaciona con que a Samuel Moreno lo persigue la sombra de un hermano negociante?

El problema de este país es que hay dirigentes políticos que mezclan la política y los negocios. Por esa doble condición, a la hora de aterrizar las políticas públicas, meten unos intereses que no son sanos ni transparentes. Usted hablaba del hermano del Alcalde. Pero hay otra gente en su entorno que está en esos mismos juegos. Y Samuel, de alguna manera, concilia con eso. Es laxo. Yo tiendo a pensar bien del Alcalde. Hay muchas cosas de él que aprecio y valoro, como su buena educación: el filósofo español Savater dijo que la cortesía era una forma de la ética. Samuel es un hombre cortés.

Es un caballero...

Sí, lo es. Eso cuenta y vale, pero hay gente de su entorno que mezcla la política con los negocios, y él no ha sabido parar eso. Y ha dado unas señales muy malas, como la de propiciar la elección de Rojas Birry de Personero. La verdad es que a 'Pacho' lo pusieron ahí para que no hubiera Personero. Al no haberlo, venimos pidiéndole al Alcalde que tome unas medidas urgentes para blindar la contratación del metro de Bogotá. Que se haga asesorar de los "ancianos de la tribu": ex ministros, rectores y ex rectores de universidades, que le ayuden a vigilar esa contratación multimillonaria. Hasta ahora no lo ha hecho.

Vienen unos relevos en el gabinete del Alcalde. Me impresionó que quien dice públicamente quién saldrá y por qué es el senador Jaime Dussán, actualmente presidente del Polo...

Llama muchísimo la atención esa intervención de Dussán en la valoración de los funcionarios de la Alcaldía. Usted tiene toda la razón. Eso es atípico.

Y Samuel no lo paró... No le dijo: senador Dussán, respéteme que son mis funcionarios, no son los funcionarios del Polo...

Además, esas intervenciones se han producido a propósito de unas gestiones que estaría haciendo el senador Dussán para acelerar unos programas de renovación en un determinado lugar de Bogotá.

Explíqueme eso.

En esa zona detrás del Hilton hay el propósito de cambiar el uso del suelo, de consolidación a renovación urbana, para poder destruir edificaciones, aumentar la altura promedio, liberar áreas para el espacio público. Y esa renovación se implementa a través de planes parciales.

Como quien dice, tumbarían unas casumbitas que hay por ahí para construir rascacielos...

Es una de las posibilidades de la renovación. Pero eso plantea de entrada una cantidad de problemas, por ejemplo, ¿qué va a pasar con la gente? Porque la renovación urbana se puede hacer a la americana, metiendo buldóceres, trayendo a grandes promotores inmobiliarios y echando a la gente. O a la europea, involucrando a la población que vive ahí, volverla socia, darle un tratamiento cauteloso, mandarla a otro sitio transitoriamente y volverla a integrar para que el tejido social no se desbarate. En esa zona van a adelantarse unos planes parciales propuestos básicamente por dos promotores: el señor Alberto Náder Simmons y la Caja de Sueldos de Retiro de la Policía Nacional.

Hasta ahí todo pinta normal...

Sí. Lo que uno se pregunta es por qué se produce una presión del presidente del Polo, senador Dussán, para que se aceleren esos trámites, lo que da lugar a que se salte el switch y que el secretario de Planeación del Distrito, Óscar Molina, termine retirándose. Uno se pregunta qué hay detrás.

¿Qué gana el senador Dussán con que se acelere eso?

Pues desde el punto de vista del sector privado, es sano querer que se aceleren las cosas. Pero la señal que mandó Molina es que esas presiones se le volvieron inmanejables. Y, como usted decía ahora, uno se pregunta por qué un senador de la República asume el papel de tramitador de un interés privado legítimo, como si fuera un intermediario de la inversión inmobiliaria. Esa es la pregunta que uno se hace.

¿Y usted conoce la respuesta?

No. No la conozco todavía. Me temo, por lo que ha dado a entender Molina, que no es el único tema en el cual había tenido presiones del senador Dussán. Me parece importantísimo que Molina hable y cuente. Pero para mí es incómodo militar en un partido cuyo presidente, el hombre que me representa frente a la sociedad y al Estado, se convierta en un gestor de una pretensión privada. Ahí nos falta una pieza en el rompecabezas, y hay que encontrarla. Aunque no es cierto, como dije equivocadamente, que al día siguiente de haberse ido Molina se hubiera producido la aprobación de los planes parciales. La nueva Secretaria me ha aclarado que eso no es así. Pero esa aclaración no elimina lo grueso de lo que estamos hablando. No me extrañaría que la inconformidad con Molina en determinados sectores se debiera a que no se sometía a presiones para tomar decisiones en una dirección que quizás no era la de los intereses colectivos.

¿Por qué el Polo se comporta como si fuera el dueño de los puestos de Samuel Moreno?

No. No es el Polo el que está comportándose así. Es una actuación que tiene que ver con su actual presidente, el senador Dussán. Carlos Gaviria fue muy respetuoso.

No entiendo a qué hora el Polo se dejó montar a ese presidente que tiene tan mala fama, como se ha venido a demostrar.

Es que en el interior del Polo hay un establishment conformado por el ala clientelista del partido en la que están la Anapo y unos senadores como Dussán, que son unos pragmáticos de la política, y que están unidos con un sector muy ideologizado del Polo, en particular el Moir, que cree que es el súmmum de la sagacidad revolucionaria hacer una alianza con el ala de los pragmáticos. Y coronándolo todo está una figura que a mí me merece el mayor respeto y admiración: Carlos Gaviria, un hombre comprometido con cambiar este país, valiente, con mucha ética.

Y usted, ¿a cuál ala del Polo pertenece?

A la de la oposición al establishment. De entrada, eso habla bien del Polo. ¿Usted cree que lo que yo digo sobre sus problemas me permitirían decirlo en otro partido? ¡Me habrían echado hace rato! En la oposición está gente como Gustavo Petro, con quien yo hago política, senadores como Guevara y Avellaneda. Todos reunidos logramos tener el 40 por ciento del congreso del Polo. Eso no es nada despreciable.

¿Y 'Lucho' Garzón?

'Lucho' lamentablemente se fue. Le dio su pataleta. Es triste, lamentable, porque es una figura de la centro izquierda colombiana, pero él procede a golpes de acelere y se sintió por encima del Polo. Y le falta sencillez para hacer un trabajo de partido, ir a las reuniones, exponer sus argumentos, buscar apoyo...

Pues le están pasando una cuenta de cobro. Dussán dice que la secretaria de Hábitat debe irse porque tiene la mente puesta en 'Lucho' y no en Samuel. Y que la directora del IDU está desgastada.

Sí. Ahí hay un cobro a 'Lucho' Garzón. Las relaciones entre Dussán y 'Lucho' son muy malas y 'Lucho' ha dado papaya.

Pero ahí sí me da pena, eso habla bien es de 'Lucho'.

¿Será? A mí sí me parece un error que se haya ido del partido. Yo lo lamenté mucho.

Si yo militara en el Polo, también me habría ido con la presidencia de Dussán.

(Risas). Lo que me entristece es que no haya entrado nunca para sumarse al sector de oposición del Partido y neutralizar a Dussán y al establishment.

Tranquilo, que yo le ayudo desde aquí (risas).

Lo raro es que a diferencia de las dos funcionarias que me menciona, Molina es un hombre de Dussán. Por eso hay que preguntarse qué tipo de presiones en torno del desarrollo territorial en Bogotá se están ejerciendo que sean indebidas, o sea, que vayan más allá de un interés privado legítimo y que merezcan ser sacadas a la luz.

¿No fue Carlos Gaviria el que propició la división del Polo, el que dejó ir a 'Lucho', el que utilizó la presidencia del partido para lanzar su candidatura en contra de uno de sus sectores, el de Petro y el suyo, y el que dejó abierta la puerta del Polo para que se les colara en la presidencia Jaime Dussán?

No creo que nada de eso sea por culpa del señor Gaviria. Él le hizo muchos enviones a 'Lucho' cuando salió de la Alcaldía, pero 'Lucho' no le pasaba al teléfono. Es que 'Lucho' es un personaje muy temperamental. Se habría ido con Gaviria o sin Gaviria, porque sintió que el Polo le comenzaba a quedar chiquito y que estaba llamado a cosas más grandes. Habría podido jugar un gran papel abriendo el Polo, corriéndolo hacia una centroizquierda, pero le pareció que el Polo era más un lastre que un instrumento con el que pudiera trabajar.

Y si le gusta tanto Gaviria, ¿por qué no está con él sino con Petro?

Porque no estoy con esa alianza del Polo del pragmatismo con el doctrinarismo, que es la que apoya a Carlos Gaviria, o sea que, más que por Gaviria, es por sus compañías que no estoy con él.

Pero el propio Gaviria ha armado ese apoyo...

Él no lo ha armado. Es que en los partidos se dan alinderamientos fuertes y la gente que ha rodeado a Gaviria, que ha tenido la habilidad para hacer ese compromiso, han sido estos señores.

Pero el doctor Gaviria se ha dejado 'atender' de ese sector...

Bueno: ese término de 'atender' sí se lo acepto. Me parece muy sugestivo. Se ha dejado atender de ese sector, pero estoy seguro de que Carlos Gaviria es una figura que no comparte, y lo ha dejado ver, esa mezcla de negocios y política.

Si no la compartiera, no habría permitido que el señor Dussán se hubiera quedado cuidándole el puesto de presidente.

La expresión consecuente del hecho de no compartirla debería haber sido esa, pero Carlos Gaviria ha sido reiterativo en su crítica a las formas viejas de hacer política, a la corrupción, al clientelismo. La otra razón por la cual estoy con Petro es porque creo que él ha identificado el principal problema de la vida nacional, que es la articulación que se ha dado entre narcos, paras y administraciones regionales, ese cáncer de la narcopolítica, que por fortuna ha equilibrado con sus críticas a la guerrilla, que era el paso que le faltaba.

Sí, Gustavo Petro viene haciendo planteamientos de mucha madurez política.

El discurso de Gaviria es más un discurso programático clásico de una izquierda democrática y respetuosa de la Constitución, que yo firmaría ya. Pero Petro aterriza eso en las condiciones reales de este país. Tiene el valor personal, los cojones, para usar una expresión machista. Petro también tiene clarísima la táctica electoral que debemos utilizar los demócratas de este país para lograr que la Colombia no uribista alcance el poder. Y para eso no podemos ir divididos en la primera vuelta, porque ahí nos va a ganar Uribe o su candidato. Tenemos que ir con sencillez, buscando aproximaciones y conformando una plataforma de convergencia. En cambio, los partidarios del establishment del Polo quieren que Carlos Gaviria vaya solo hasta la primera vuelta.

Ahí sí le doy la razón al sector de Gaviria. ¿Qué tiene que ver el Polo con el Partido Liberal, si ustedes surgieron precisamente como una fuerza contra los partidos tradicionales?

Pues creo que el liberalismo es un sector que ha tenido una evolución maravillosa. Cuando Uribe parte el Partido Liberal, las derechas del partido se van con la U y con Cambio Radical, y quedan los socialdemócratas, un sector con un discurso muy democrático en lo social y en lo político. El Polo debe procurar volverse 'el polo' de atracción de ese sector, en lugar de que lo sean Juan Manuel Santos o Germán Vargas.

¿Ve a 'Lucho' haciendo una alianza con Cambio Radical, como se rumora?

¡Claro que lo veo! Si se le presenta la oportunidad.

Por último, ¿cree que el Polo va a poder recuperarse del daño que va a causarle la presidencia de Dussán, en un momento tan clave como este?

Con su elección ganó el ala clientelista del Polo, aunque reconozco que es un gran administrador, un tipo que está al frente de la máquina del partido. A Dussán lo eligieron presidente porque, cuando los que no lo apoyaban se dieron cuenta de que iba a ganar solo con el apoyo del Moir y de la Anapo, temieron que ese sector terminara por instrumentalizarlo. Decidieron elegirlo por consenso para que fuera presidente de todo el partido y les diera juego a todas las fuerzas. Yo les advertí, sin embargo, que si nos sumábamos a las aspiraciones de Dussán, quedábamos convalidando a una figura que no representa las formas sanas y modernas de hacer política. Cometimos ese error y vamos a asumir un costo muy grave frente al país.

María Isabel Rueda.
ESPECIAL PARA EL TIEMPO


Carlos Vicente de Roux
http://carlosvicentederoux.org/

Andrés Rojas
Consejero Distrital de Juventud de Bogotá
http://jovenesteusaquillo.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario