27 may. 2010

Carta Padre Javier Giraldo Moreno, S.J.



Sin ningún comentario, transcribo aquí la respuesta muy valerosa del director del CINEP, Padre Javier Giraldo Moreno al cuestionado Mininterior Valencia Cossio.
Bogotá, mayo 12 de 2010
Dr. FABIO VALENCIA COSSIOMinistro del Interior y de Justicia
Ciudad
Ref: Of. DDH-0250 010586 de 4 de mayo de 2010
De toda consideración.
Le agradezco mucho su carta del pasado 4 de mayo en la que se refiere a las amenazas contra mi vida que han aparecido escritas en muros de la ciudad y propone activar en mi favor los mecanismos previstos en el Programa de Protección de Derechos Humanos que lidera su despacho.
A la vez que le agradezco su oferta, la rechazo respetuosamente, por las mismas razones que lo hice en 1996, en 1998 y en 2006, tal como se lo expresé por escrito a los diversos organismos de seguridad del Estado que me insistieron en aceptar dichos esquemas, razones que le vuelvo a transcribir en gracia de la transparencia:
1. La única razón por la cual mi vida o seguridad pueden estar en riesgo, es la de denunciar violaciones graves de los derechos humanos fundamentales por parte de agentes directos o indirectos del Estado contra personas y comunidades en desprotección, dado que mi trabajo ha estado centrado en este tipo de acompañamiento desde hace varias décadas. No tendría lógica ser protegido por aquellas mismas instituciones que han perpetrado esas violaciones.
2. Considero que aquellas personas por quienes trabajo, vulneradas en sus derechos humanos más elementales, corren muchísimos más riesgos que yo, y por ello no me sentiría tranquilo si se me protege a mí y no a ellos que son el motivo real de mis riesgos.
3. No puedo, en conciencia, permitir o tolerar que se compre, se utilice o se justifique el uso de algún arma por mi causa, ni mucho menos que se arme a un ser humano por lo mismo. Estoy convencido de que la dinámica que lleva a armar a unos para defender a otros conduce a una espiral de violencia cada vez mayor, haciendo progresivamente más difícil soluciones civilizadas.
4. Personalmente no puedo soportar que alguien, por defenderme, hiera o mate a otro ser humano. Si existe un riesgo de muerte, la muerte que me parecería más perturbadora para mi conciencia sería la del que sea eliminado por alguien que busque defenderme, así sea un agresor.
5. He experimentado en otras personas que han aceptado esquemas de protección de órganos del Estado, que el uso de dichos esquemas aleja progresivamente a quienes más nos necesitan, que son las víctimas, en su mayoría traumatizados por el uso de armas contra ellos mismos o contra sus seres queridos.
Estas razones reposan textualmente desde hace 14 años en los archivos de los diversos organismos de seguridad del Estado y las vuelvo a refrendar ahora.
La coyuntura actual ha puesto en conocimiento de la opinión pública niveles profundos de corrupción y perversidad del organismo de seguridad más importante adscrito a la Presidencia de la República. Si bien todos mis esfuerzos por que se respete el artículo 15 de la Constitución, que da derecho a conocer los informes que sobre uno se guardan en bases de datos oficiales, han sido bloqueados incluso por magistrados de altos tribunales, algunos periodistas me han enviado paquetes de información que demuestran un seguimiento de 20 años a mi persona y actividades por parte del DAS y un plan elaborado de “inteligencia ofensiva” que al parecer tenía como objetivo bloquear todas mis actividades, desprestigiarlas ante la sociedad y construir piezas artificiales que facilitaran montajes judiciales. Usted comprenderá, Señor Ministro, que mal podría yo acogerme a la protección del Estado luego de descubrir estas realidades, aunque no existieran las razones de mayor peso ético antes expuestas.
Permita, pues, Señor Ministro, que al agradecerle su oferta y sus buenas intenciones, le manifieste al mismo tiempo con sinceridad mi rechazo. Ya he firmado los documentos pertinentes de renuncia a la protección estatal ante los oficiales de la Policía Nacional que me han visitado, asumiendo toda la responsabilidad que me corresponda por dicha renuncia.
Respetuosamente,
Javier Giraldo Moreno, S. J.

24 may. 2010

Bicicletas para los bogotanos más vulnerables.





Con el fin de promover la donación de bicicletas para la población más vulnerable de la ciudad, el concejal Carlos Vicente de Roux radicó en los últimos días un proyecto de acuerdo. La iniciativa, que ya está en marcha en algunos países, busca brindarles una alternativa de movilidad a las personas de estratos 1 y 2, en especial a los desplazados, estudiantes de entidades públicas y trabajadores.


Wheels4life es una de las tantas organizaciones en el mundo que desde hace varios años se dedica a buscar donantes de bicicletas. Para aquellos que no tienen acceso al servicio público de transporte, ya sea porque no pueden pagar el pasaje o porque viven en zonas periféricas, estos vehículos son un boleto hacia una mejor calidad de vida. “El regalo de la movilidad, en la forma de una bicicleta, puede hacer milagros”, dicen.
En Bogotá, según una encuesta realizada por la Secretaría de Movilidad, el 62% de los bogotanos tienen una bicicleta en su casa, sin embargo pocos la utilizan: sólo el 2,95% de los viajes se realizan en este medio de transporte.


Sobre esta base el concejal Carlos Vicente de Roux radicó un proyecto de acuerdo que pretende incentivar a aquellos que tengan bicicletas en sus hogares, en buen estado, a donarlas a desplazados, estudiantes de entidades públicas, trabajadores con bajos recursos y en general a las personas clasificadas en los niveles 1 y 2 del Sisben.


“La donación de estos vehículos se convierte en un instrumento para quienes desean ayudar a las personas que ven limitadas sus posibilidades de desarrollo por falta de recursos. Este es un proyecto que pretende promover el uso de la bicicleta en trayectos moderados, como por ejemplo hasta el Sistema Integrado de Transporte”, dice de Roux.


Bogotá es una de las ciudades pioneras en América Latina en la promoción del uso de la bicicleta. Cuenta con 121 kilómetros de ciclovía y con más de 354.81 kilómetros de ciclorutas, lo que facilita la movilización en este tipo de transporte.


Este proyecto además promueve la salud, ya que movilizarse en bicicleta mejora el sistema inmunológico y circulatorio, y previene la aparición de varias enfermedades; el cuidado del medio ambiente, debido a que las bicicletas no producen ruido ni generan partículas contaminantes, y garantiza un uso eficiente de la infraestructura vial, un mejor flujo del tráfico y una reducción de la congestión vehicular, pues estos vehículos ocupan 10 veces menos espacio que un automóvil tradicional.


Andrés Rojas.
Consejero de Juventud de Teusaquillo.
www.andresrojas.tk